Archivo de la categoría: Google apps para educación

Los verbos y los sustantivos

¿Alguna vez has intentado venderle un taladro a una persona a la que jamás se le ha pasado por la cabeza poner un cuadro? Si lo has intentado, seguramente haya sido un fracaso. Quizá hayas dedicado mucho tiempo y esfuerzo en explicarle los tipos de taladros, brocas y tacos, habrás hecho un videotutorial, enviado emails con links a páginas educativas para el mundo del bricolaje, quedado con esa persona para hacerle una demostración,… y una vez más hayas fracasado.

Taladro

El problema es evidente. Por mucho que lo sigas intentando tu éxito será muy escaso, porque esa persona no le encuentra sentido a eso de dar color o decorar la pared, porque no entiende o comparte el “para qué”

Una vez vez terminado el bloque relacionado a las “herramientas” que propone Google para educación, la pregunta es la misma. ¿Para qué introducir estas herramientas en los procesos de enseñanza-aprendizaje?

Si quieres, termina tú las frases:

  • Un blog sirve para….
  • Un calendario de aula sirve para…
  • Una presentación multimedia colaborativa sirve para…

Si has completado esas frases, seguramente habrás utilizado algunos de estos verbos: comunicar, organizar, colaborar, diseñar, compartir,…

¿Son estos verbos competencias que tiene que aprender nuestro alumnado? La respuesta es SÍ, SIN DUDA, POR DESCONTADO. Por lo tanto, estas “herramientas” inciden en y mejoran los aprendizajes, son catalizadores de ellos.

Esto mismo es lo que plantea Presky en su obra “Enseñar a nativos digitales“. Partir de los verbos, y a partir de ellos, concretar las herramientas o “sustantivos“. Los verbos o competencias son las que se van a mantener, mientras las herramientas o sustantivos son infinitas y variables.

¿Te suena esto al PLE? Partiendo de las competencias (del alumnado o docentes), elegimos herramientas que sirvan para ese cometido.

La clave del éxito para introducir las herramientas de Google o cualquier otra herramienta es tener una visión compartida de cuáles son esos verbos que nuestro alumnado tiene que desarrollar. Si tenemos claro eso, la introducción de las herramientas tecnológicas será mucho más fácil, porque previamente a la formación, ya tenemos el sentido de la misma, el para qué.

No centremos el debate en las herramientas, centrémoslo en los verbos. El debate no es “Tablets sí, tablets no”, “Google Apps u Office 365″. El debate previo tiene que ser, qué y cómo quiero que mis alumnos aprendan. Luego ya me haré la pregunta ¿Las tablet favorecen y ayudan a que el alumno se desarrolle como persona y aprenda más? ¿A que trabaje esos verbos o competencias?

Creo que innovar es poner en el centro a cada alumno. En ese sentido, cualquier herramienta (tecnológica o no) que ayude a ese fin, sería válida. La herramienta en sí no es innovación. El uso que demos a esa herramienta es lo que depende de nosotros. La innovación es poner en el centro a cada alumno, no a Google ni a Apple, y eso depende de cómo diseñamos los entornos de aprendizaje. Si la tecnología ayuda, bienvenida sea.

En este curso de Google Apps hemos intentado, más que conocer las herramientas, conocer cómo puedo usar esas herramientas para facilitar los aprendizajes del alumnado. En este sentido, comparto los Sites que se han realizado en el bloque.

Grandes trabajos realizados por grandes profesionales y mejores personas.

Google Apps para educación ofrece grandes posibilidades, pero somos nosotros, el profesorado, el que vamos a darle sentido y uso.  De nosotros depende.

Google, Apple, las tablets, los chromebooks, la wifi… pueden fallar, y van a fallar. Asumámoslo. Pero yo estoy tranquilo porque nosotros no lo vamos a hacer. Estoy convencido.

Iñigo